Por: Arturo Abiaca / Licenciatura JRF

Foto Cortesía: Tauro Agencia

 

Joselito Adame salió en hombros tras triunfar en el mano a mano esta tarde en la Monumental Plaza México, que lució un lleno espectacular. El matador hidrocálido cortó dos orejas, mientras que el español José Tomás solo una.  Las ganaderías en turno fueron de los Encinos, Fernando de la Mora y Xajay.

 

Tarde inolvidable la que se vivió este domingo en la Plaza México, que después de años y varios carteles, volvió tener un lleno, donde 45 mil personas se dieron cita para disfrutar del arte taurino de José Tomás y Joselito Adame. Quienes se enfrentaron en un mano a mano.

 

El mejor momento de la corrida llegó con el último toro llamado “Patol” de 597 kg. en turno para el matador aguascalentense que mostró lo mejor de su tauromaquia en la tarde, rematando con un toro noble y con buena embestida. En el primer tercio lució varias por zapopinas, pase que lo ha dado conocer en diferentes ruedo. En el segundo tercio los banderilleros hicieron un buen trabajo al colocar los tres pares en excelente posición, acto que los hizo salir al ruedo tras la ola de aplausos en los tendidos. Para el tercio de muerte Joselito dio grandes pases con la muleta, dando varios naturales con la mano derecha que arrebataron las ovaciones en el público. Pases lentos y de gran manufacturas mostraban la calidad de Adame que en varias ocasiones se posó frente a los pitones de toro terminando los pases demostrando su valentía. Dio una buena estocada, pero no logró que el astado cayera, así que tuvo que hacer uso del descabelle para terminar la lidia y recibir dos orejas que el juez le otorgó. Dando la vuelta al ruedo con los dos apéndices y una gran ovación por la afición.

 

CON LOS DEMÁS ASTADOS

 

Con su primer toro, Adame hizo quizá su mejor faena, lidiando a un animal noble que obedecía a todos los engaños mostrados, primero con el capote, varias series de chicuelinas bien hechas y después con la muleta, en diferentes pases cortos y naturales con ambas manos por parte de Joselito. Todo indicaba que las orejas llegarían a manos del torero mexicano, pero la espada le jugó mal, al pinchar en diferente ocasiones, para así perder el reconocimiento.

 

Con su tercer animal, simplemente no lució la lidia, por la falta de bravura del toro, y los pocos pases que pudo mostrar el hidrocálido que por momentos se mostro desesperado por no poder hacer mucho y terminando con una estocada sin mas ni menos.

 

 

 

 

 

 

 

DECEPCIÓN DEL DIESTRO DE GALAPAGAR

 

La gran figura del toreo español actualmente; José Tomás, dio mucho de que hablar en los últimos días, por su regreso a la Plaza México, dejando a la expectativa de ver su gran toreo.

 

Con el primer toro de la tarde, “Bellotoro” de 522 kg, Tomás logró mostrar su calidad en sus pases. El capote lucio con chiculeinas y verónicas, dejando un buen sabor de boca para todos sus seguidores. Ya en el tercer tercio, la muleta fue para bien y mal para el matador extranjero. Sus pases naturales, lentos por derecha hacían que el público lo ovacionara, Momentos de incertidumbre se vivieron, cuando el astado levantó al torero en dos ocasiones, provocándole una serie de piruetas en aire y ruedo, pero por suerte sin nada de peligro.

 

Después se tiró a matar, dejando una buena estocada que dio muerte rápida al animal. Lo sorprendente fue la respuesta del juez de plaza, quien le otorgó una oreja según a su criterio por lo mostrado, provocando un gran abucheo en el coloso por la decisión. A lo que el torero reaccionó con la negación del apéndice, regalándoselo a su subalterno.

 

SU MEJOR LIDIA

 

Con su segundo toro, José Tomás pudo atrapar a la gente que lo coreo, tras ver buenas chichuelinas en el primer tercio explotando en todos sentidos el nivel de lidia que posee el español. Para la muleta Tomás dio cátedra de derechazos naturales pasándose al toro muy cerna y lento. Una y otra vez repetía buenos pases provocando varios “OLÉS” EN LOS tendidos. EL problema llegó al último con la espada. El de Galapagar no pudo dar buena estocada, terminando la espada de descabelle para dar fin a su turno.

 

Con su último toro, el español lidio y bastante, pero con el público. El quinto toro fue abucheado por su mala presencia y fue devuelto a los corrales por el juez. De esta manera se hizo uso de la reserva de astados, en este turno de la ganadería de Xajay con el toro “Romancero” de 500 kg. que de igual manera no fue del agrado de la afición, pero que tuvo que ser lidiado.

 

Pocos pases y poca bravura del animal, hicieron que la faena estuviera envuelta de pitos y abucheos. Para aumentar esa molestia el matador no pudo matar con la estocada, llegando de nueva cuenta a la espada de descabelle en dos ocasiones y así dar muerte.

 

La Plaza México volvió a lucir un lleno como en sus inicios, a pesar del alto costo del boletaje y la reventa, alcanzando precios de hasta 80 mil pesos. La próxima corrida en La México será el viernes 5 de febrero en el 70 aniversario del coloso, donde el cartel lo conforman Arturo Saldivar, Sebastián Castella e Ignacio Garibay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.