La maldición de la casa rayada

Redacción JRF

D1977E76-470C-4281-A764-4A04E0681CCA.jpeg
Tigres tiene nueva casa. El estadio BBVA de Rayados es más felino que el Volcán en un año futbolístico. Ahí vencieron los Tigres del Tuca Ricardo Ferretti y ahí se coronaron la noche del viernes las pupilas de Osvaldo Batocleto. Campeones ellos en el apertura 2017, campeonas ellas en el Clausura 2018.
Y sí, ya huele a maldición en la nueva casa rayada que ha visto al equipo caer en tres finales en su corta historia.
Perdió la final de vuelta el equipo varonil en 2016 ante Pachuca en el último minuto, y lo repitió en el Apertura 2017 en la finalísima que albergó el clásico regio. Y ahora tocó el turno al equipo femenil, el mejor equipo del torneo en este certamen que cayó en serie de penaltis ante Tigres.
Es una maldición que empieza a crecer. Tres finales del equipo local ante un local abarrotado de rayados que hoy no se explican cómo pueden tener todo: nuevo estadio, gran afición, poderosos equipos femenina y varoniles y, como si los trofeos les rehuyeran, lo único que se les niega es una vuelta Olímpica, y se tienen que confirmar con el nada deseado eterno subcampeón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s