Así le va a Pumas cuando no tiene goleador.

Marco Laguna

Vaya problema en que se metió Pumas con la partida de Nicolás Castillo. Y es que sin un hombre gol, Universidad sabe que se le vienen horas oscuras en la competencia. Sobre todo, si lo que quiere es calificarse semestre a semestre a la Liguilla.

Lo dicen los números, en los que los felinos se arrastran en la mediocridad del torneo cuando no tienen un delantero que al menos marque nueve tantos durante el torneo regular.

Porque los goles, son garantía de Liguilla. Ahí están el torneo Apertura 2015, en que el equipo azul y oro contó con hombres gol, como Ismael Sosa y Eduardo Herrera, quien cada uno colaboró con 11 tantos en el camino puma hacia la final que perdió ante Tigres.

Ni hablar del torneo de Apertura 201, donde los nueve tantos de Eduardo Herrera los llevaron hasta los cuartos de final en que los echó el América; o el Clausura 2014, cuando nueve pepinos de Martín Bravo también los ayudó a llegar a cuartos de final donde los eliminó Pachuca.

En el presente certamen, Nicolás Castillo anotó 11 goles y uno más en Liguilla, siendo el motor que llevó a Pumas a los cuartos de final, donde América los despachó.

Es el problema que se le viene a Universidad; buscar un hombre de al menos nueve tantos por temporada, o de plano, resignarse a mantenerse lejos de la Liguilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.